Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Oct 201706:28

La publicidad digital para la industria de la moda

Youtube HQ 635

 

Hablamos que de la comunicación lo que importa es el contenido, independientemente del canal y el soporte. Sin embargo, toda marca de nuestra industria (y de cualquiera) busca formas de innovar y posicionarse en la short list  de clientes y consumidores potenciales. Por ello, para innovar buscamos explorar canales y formas de impactar, porque el concepto de publicidad digital es algo tan cambiante como la propia tecnología que la sustenta.

 

Las marcas de moda deportiva, sobre todo, ya la utilizan como bandera de posicionamiento pero, lo que vale hoy, quizás no valga mañana, así que hay que buscar aquello que nos diferencie de la competencia, y más teniendo en cuenta que en la industria de la moda seguimos siendo muy esclavos de las formas o acciones publicitarias más tradicionales y, de alguna manera, han quedado obsoletas para los nuevos objetivos de la marca.

 

El gigante Google tiene un grupo de profesionales del marketing y la tecnología digital que da servicio a las empresas, para que aprovechen las nuevas formas de tecnología aplicada a la publicidad, pero sobre todo para que utilicen canales como YouTube y para que lleven a cabo campañas y videos en televisión digital.

 

Estos creativos tecnológicos, llamados Google Brand Lab, se autodefinen como “predicadores del arte y la ciencia de desarrollar marcas”, personalmente me parece muy presuntuoso y digno del mejor vendedor de motos, pero lo que está claro es que utilizan su poderosa prescripción global como punta de lanza para ser, por lo menos en volumen de ventas, la agencia publicitaria más innovadora de las últimas décadas.

 

De hecho, las  grandes agencias publicitarias tradicionales están invirtiendo decenas de millones de dólares en nuevos formatos como el vídeo, el banner o el mobile marketing, para ayudar a sus grandes cuentas a llegar a un público más joven, sofisticado y tecnológico, que es nativo de la Red y al que no llegan normalmente por desconocimiento del medio. Esta apuesta va en detrimento de otros canales tradicionales, de los que el público está migrando progresivamente.

 

La industria de la moda y el lujo tiene que mostrar su producto y contenido de marca en los formatos digitales, porque no es que sea el futuro sino que ya es el presente como saben marcas como Adidas, por ejemplo.

 

La compañía alemana de moda deportiva ha realizado campañas de nuevas líneas de producto en un entramado de sitios digitales y para dispositivos móviles que suman ya más de dos millones de páginas web. Y esto no sólo apoya la imagen y la estrategia de marca si no que proporciona nuevos canales de venta y prescripción.

 

La venta de espacios publicitarios útiles es la panacea de toda agencia publicitaria de cara a sus clientes y aquellas que lo logren captarán la atención de anunciantes y consumidores. De momento, Google llega al 90% de la población de la web y ofrece contenidos a más de mil millones de personas al mes en todo el mundo por lo que, actualmente, el embudo pasa por ellos. Y cada uno en su nicho sabe las posibilidades estadísticas que eso supone.

 

También un cambio de mentalidad de las firmas de moda supone comprobar que la naturaleza social e interactiva del medio es un arma de doble filo. No obstante, las marcas del sector saben que, para ganar, tienen que arriesgar.

 

Las firmas que busquen un canal por la vía digital ya saben que no es necesario (diría yo que es contraproducente) hacerlo en exclusividad por ese canal y si bien quien arriesga gana o pierde, no deja de ser una máxima habitual en el mundo de los negocios. Aunque alguna firma de moda ni arriesga ni nada; y si no nada, se ahoga.

...