Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Feb 201902:20

El Retail se encoge

El Retail se encoge

 

 

El Retail recorta en metros. La calidad por encima de la cantidad es el nuevo must en un mundo en el que la venta tal y como lo conocíamos ha muerto. “Menos y mejor” es tendencia e imparable.

 

Expertos al otro lado del charco alertan de un gran “cataclismo Retail” en el que el cierre de puntos de venta está in crescendo y parece no tener freno. Mientras, en Europa, la visión parece algo más optimista, entendiendo la crisis como una nueva oportunidad o enfoque del mundo de la venta.

 

El universo de la experiencia está recibiendo más inversión por parte del usuario que la venta que no se apoya en lo sensorial. Vivimos en un mundo tecnológico e individualista en el que necesitamos estímulos que nos hagan vibrar y reafirmar quiénes somos realmente, definir nuestros propios gustos, reforzar valores y, si eso, un poquito de cariño a media noche.

 

 

 

 

Las noticias sobre cierres de sucursales bancarias son el pan de cada día. Nadie se echa las manos a la cabeza al leer cómo el BBVA reconstruye su estrategia con un plan de cierre de 130 oficinas y, con ello, 650 bajas en un trimestre, 2400 anuales. Reinventarse o morir.

 

Los puntos de venta no son tan necesarios como lo eran hace muy pocos años. La proximidad es cada vez más irrelevante, todo lo tenemos al alcance de nuestro Smartphone. Así, acotar metros cuadrados es la opción más inteligente, invertir en ellos y expandir la calidad del producto o de la experiencia en el punto de venta.

 

Por ello, compañías en las que la estrategia ha sido durante años la del crecimiento voraz en diferentes ubicaciones están replegando tropas y afianzando aquellos puntos en los que realmente tienen gran repercusión y credibilidad.

 

 

 

 

Un gran reflejo de cómo los grandes buscan su hueco entre los más pequeños es Ikea y cómo sus nuevos puntos de venta en ciudades como Madrid acercan al gigante a su cliente. Tiendas efímeras, puntos de información, pop ups que buscan satisfacer la sensación de abandono de esas grandes superficies en las que te encuentras solo ante el peligro.

 

Es una tendencia que se convertirá en mandamiento para todas aquellas empresas que realmente quieran sobrevivir a un mundo tecnológico en el que ambas partes son vitales y se deben aportar valor una a la otra.

 

Menos metros cuadrados, más ventas. Invertir más en menos.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...