Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Nov 201715:26

Ver ahora, comprar ahora, usar ahora

Ver ahora, comprar ahora, usar ahora

 

 

Leer el exhaustivo informe de Accenture See Now Buy Now genera un irrefrenable impulso de conocer más sobre este tema de máxima actualidad en la comercialización de moda. Por ello les propongo que no solo lo analicemos en este artículo, sino que también lo hagamos en los sucesivos y repasemos sus conclusiones más importantes.

 

El nuevo cliente digital

Satisfacer a los clientes siempre ha sido la clave del éxito del comercio minorista pero actualmente, gracias a internet, las redes sociales y los precios más bajos de la moda, esos clientes se han transformado en más exigentes, más impacientes y tienen más posibilidades de elegir que nunca. Es el nuevo cliente digital, al cual hemos analizado en este artículo anterior y que te recomiendo volver a leer: Moda predictiva, un paso adelante del cliente digital.

 

La moda se acelera

Vivimos en una era de gratificación instantánea; las redes sociales mantienen a los amigos en constante contacto y las órdenes en línea se entregan en pocas horas. Las noticias, que antiguamente tardaban días en llegar a todo el mundo, ahora están disponibles para todos en tiempo real, mientras que las últimas tendencias de la moda son compartidas entre los seguidores minutos después de que aparezcan en la pasarela. Las personas con influencia clave -influencers- también están cambiando. En lugar de revistas y películas, es más probable que los millennials se vean influenciados por los bloggers, los “me gusta” de las redes sociales y por las celebridades favoritas que siguen digitalmente.

 

El “ves ahora - compras ahora” es relevante; en particular para el grupo objetivo de los más jóvenes y esa “guerra” se libra en Instagram. Comprar también es visto como una actividad social y los mismos millennials pueden comprar artículos de moda la mayoría de las semanas y pasar su tiempo libre recorriendo las principales calles comerciales con amigos para identificar las tendencias más recientes.

 

La novedad constante

Ya no es suficiente ofrecer los nuevos artículos de moda cuando cambian las estaciones. Los compradores esperan ver los estilos de las pasarelas a la venta en la calle comercial local en pocos días y lo que una celebridad lleva hoy el seguidor de la moda quiere tenerlo mañana. Y no solo para usarlo, sino para tomarse una selfie vestido a la última moda y agregarla a su Facebook; eso da origen a otro cambio: la novedad constante.


Según el citado estudio, el consejero delegado de una cadena de moda accesible del Reino Unido expresaba lo siguiente al analizar el nuevo escenario: “nuestras clientas compran un vestido, una camisa o una camiseta, publican una foto de sí mismas usándolo para salir un sábado por la noche y no van a publicar una foto de ellas llevando lo mismo el sábado siguiente”.

 

Así que entramos en el mundo del pronto moda que debe ser de última tendencia, atractiva y sólo se puede usar una determinada cantidad de veces. Este proceso ha generado que el precio, muy a menudo, sea el factor clave que guía la opción de compra, especialmente entre las compradoras más jóvenes. Es un mundo de “ves ahora - compras ahora - usas ahora”.

 

 

 

 

¿Cómo compran los jóvenes?

Analizado un grupo de entre 18 y 24 años, consumidores de Reino Unido, la investigación destaca que:

 

• Más del 40% busca moda en las tiendas o en línea una o más veces a la semana.

 

• Más de un tercio compra artículos de moda al menos una vez cada 15 días y uno de cada ocho compra algo todas las semanas.

 

• Después de comprar un artículo nuevo, casi el 60% en este grupo etario lo usará dentro de la primera semana, mientras que uno de cada cinco lo usa el mismo día.

 

• Es probable que la nueva prenda tenga una vida corta; más de la mitad en este grupo etario usa un artículo nuevo hasta un año, mientras que el 25% solo lo usa por menos de seis meses antes de deshacerse de él.

 

 

Conclusión

El “ver ahora, comprar ahora” ha llegado para quedarse. Las tendencias que vemos entre las generaciones actuales expertas en lo digital seguramente continuarán. No hay razones para creer que los niños de hoy, que han tenido smartphones desde que estaban en el cochecito, se comportarán diferente. Ellos estarán “casados” con sus móviles, demandarán los mismos niveles de gratificación instantánea y tendrán las mismas preocupaciones sobre la imagen y las redes sociales que tienen los compradores de moda actuales.

 

Atender con éxito a este exigente mercado requerirá una rápida toma de decisiones, tecnología flexible, sociedades estratégicas con proveedores, excelente fidelización de clientes y presencia en tantos canales como elijan visitar los clientes objetivos.

 

Sobre todo, este modelo necesita hacer lugar a la agilidad para que los negocios puedan ser reactivos; pues está claro que el ritmo del cambio no se desacelerará.

 

¡Un tema apasionante, verdad! Lo seguimos analizando en los próximos artículos.

...