Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

07 Abr 202001:44

¿Qué es moda sostenible? Sin duda, la moda de autor

¿Qué es moda sostenible? Sin duda, la moda de autor

 

 

Acaba el año y es de justicia hacer balance del pasado y propósitos de actuación para el

futuro. Para la Asociación Creadores de Moda de España no se podía dar mejor cierre anual que el coloquio que bajo el título, Slow fashion: El modelo de negocio para la moda sostenible, organizamos en el marco de la COP25. Con Modesto Lomba, Oteyza, Juanjo Oliva, Moises Nieto y Ecoalf (representada por Carol Blazquez) pudimos analizar y comprobar que la sostenibilidad es cosustancial con las empresas de moda de autor.

 

¿Y por qué? podrán preguntarse ustedes. La respuesta, o mejor, las respuestas, las pusimos sobre la mesa: porque producen en proximidad, no generan stock, trabajan con materiales nobles y en consecuencia duraderos, crean tejido productivo en su entorno sin explotación laboral, hacen de la actualización de las artesanías su bandera y fomentan la cultura del diseño, que va mucho más allá de la moda y las tendencias.

 

Pues bien, todos esos valores son los que se asocian al slow fashion o moda lenta, y quien esto corrobora es el mismísimo Parlamento Europeo. Este ha publicado recientemente el informe Environmental impact of the textile and clothing industry, donde el slow fashion se presenta como ejemplo de hacia dónde debe dirigirse el sector para frenar sus efectos nocivos en el medioambiente. Este informe ofrece además datos reveladores sobre el consumo masivo de moda, y señala que, si se duplicara el uso medio de una prenda, se reducirían en un 44% las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria de la moda sobre la atmósfera.

 

 

 

 

Al hilo de esto, Modesto Lomba, defensor de la creación de prendas que por su calidad y patronaje perduren en el tiempo, apuntó que no hay nada más sostenible que el hecho de que sus clientas sigan usando diseños que realizó para ellas hace 30 años. “La calidad es la clave para frenar el consumo desmedido”, afirmó contundente.

 

Por su parte, Juanjo Oliva, el primer diseñador en subir a la pasarela MBFWMadrid una colección realizada al 100% con tenidos PET, asumía su parte de responsabilidad afirmando que «los diseñadores debemos ser responsables y ayudar a concienciar al consumidor a través de las redes sociales y todos los medios a nuestro alcance».

 

En la misma línea, Paul García de Oteyza reflexionó sobre cómo “la cultura y la educación son esenciales para frenar los efectos de la gran industria: hay que volver a los orígenes y apostar por lo que nos da la tierra”, señaló durante el coloquio. Oteyza se ha convertido en adalid del programa nacional para la recuperación de la cabaña lanar merina española en peligro de extinción, en especial de la variedad negra, que tiene una calidad excepcional.

 

 

 

 

La regla de las tres erres, reducir (el consumo), reciclar y reutilizar, que deberían regir los comportamientos de la moda, están en la base del trabajo de Moisés Nieto, que hizo del upcycling la base de su última colección: mantelerías y servilletas adquirieron nueva vida a través de la magia del diseño para transformarse en prendas  tan contemporáneas como delicadas.

 

“El cliente que compra diseño pide exclusividad y el upcycling se convierte en una manera maravillosa de crear prendas únicas”, declaró el jienense. Otra forma de acercarse a la recuperación textil es la de Ecoalf, que ha puesto en marcha el proyecto Upcycling the Oceans, para dar una segunda vida a los residuos que recuperan de los fondos marinos. “Hay que ser responsables con el entorno. Hacer las cosas mal es muy barato. La calidad y la dignidad se pagan”, apuntó Carol Bázquez, responsable de Innovación y Sostenibilidad de Ecoalf.

 

El slow fashion es, por tanto, un antídoto efectivo para reducir la huella ambiental, y la moda de autor en concreto, que apuesta por valores más humanos, creativos y respetuosos con la tradición local, y en la que se trabaja por recuperar la armonía, la autenticidad y la escala humana perdidas con nuestro modelo de desarrollo actual, son clave en el futuro de nuestro planeta. Comunicarlo de manera efectiva y convincente a los consumidores globales es la gran apuesta del 2020.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...