Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Un gigante del retail, un diplomático y 1,8 millones de euros para vestir a la nueva generación de policías

El Ministerio del Interior ha adjudicado la adquisición y distribución de los uniformes para las promociones de alumnos de Escala Básica y Escala Ejecutiva de la Policía Nacional para el curso 2022-2023.

C. Juárez

3 may 2022 - 04:50

Un gigante del retail, un diplomático y 1,8 millones de euros para vestir a la nueva generación de policías

 

 

Los futuros policías visten de El Corte Inglés. El grupo de grandes almacenes es una de las adjudicatarias de los diecisiete lotes de uniformidad para alumnos de la Escala Básica y la Escala Ejecutiva de la Policía Nacional, por las que el Estado pagará 1,8 millones de euros.

 

Junto a El Corte Inglés figuran otras históricas de la uniformidad española como Sagres, una compañía textil fundada por un diplomático; o Ángel Garbados Galindo, que vistió a los soldados durante la Guerra Civil.

 

La licitación para vestir a los alumnos de Escala Básica y Escala Ejecutiva de la Policía Nacional para el curso 2022-2023 está formada por diecisiete lotes, de los que se han adjudicado quince.

 

El Corte Inglés se ha adjudicado tres lotes, los correspondientes a jersey de trabajo, camisa blanca y polo de trabajo, que en total suman 443.334 euros. La empresa de grandes almacenes lleva varios años proveyendo, a través de su división El Corte Inglés Empresas, a los cuerpos de seguridad del Estados entre los que, además de la Policía Nacional, se encuentra la Guardia Civil y los ejércitos de tierra, aire y mar.

 


 

 

Otra de las empresas que ha cerrado tres contratos para vestir a los futuros policías es Industrial Zapatera, que se ha adjudicado los tres lotes de calzado: zapato de gala de cordones, por 53.176 euros; zapato de gala de tacón, por 22.932 euros y bota de trabajo, por 72.988 euros.

 

Con sede en Alicante, Industrial Zapatera opera bajo la marca Panter y está especializada en la fabricación de calzado de seguridad, protección y uniformes. La compañía cuenta con una trayectoria de más de 35 años y vende sus productos, además de en su ecommerce propio, a través de marketplaces y puntos de venta multimarca.

 

El mayor contrato se lo ha llevado Textil Distribuidora a quien el Ministerio del Interior ha adjudicado la producción de chaquetas aislantes de tejido soft shell y mallas, prendas deportivas y chubasquero valorado en 520.396 euros.

 

La compañía, que opera bajo el nombre comercial Tedisa, comenzó su actividad hace quince años y está especializada en abrigos y prendas de uniforme. La empresa tiene sus oficinas en Madrid y una delegación en Shanghái y también produce prendas para compañías de distribución de moda.

 

La empresa Ángel Garbados Galindo, por su parte, se ha adjudicado las gorras de gala y las gorras de trabajo de los futuros policías españoles. Cada lote cuenta con un valor de 100.233 euros y 36.997 euros, respectivamente.

 

Este año, la empresa, con sede en Zaragoza, cumple cien años desde que en 1922 la pusieran en marcha los abuelos de los hermanos Garbados, que hoy lidera la empresa. La compañía cubrió las cabezas de los soldados de ambos bandos durante la Guerra Civil española y actualmente también viste a militares y produce capirotes para Semana Santa y gorras para compañías de distribución de moda deportiva.

 

 

 

 

Los uniformes de gala se lo han adjudicado Fabrica Española de Confecciones por 226.520 euros. La empresa, fundada en 1934, trabaja con cuatro líneas de negocio: uniforme para el Ejército y Fuerzas de Seguridad, vestuario laboral y corporativo para empresas, prendas militares con soluciones balísticas y artículos de protección. La cartera de Fecsa, su nombre comercial, incluye clientes europeos, de África y Sudamérica.

 

Por su parte, la compañía gallega Sagres, que opera bajo la marca Partenon, se ha adjudicado los pantalones de trabajo por 96.037 euros. Entre los clientes de la empresa se encuentran la Policía Portuaria, y el cuerpo de bomberos.

 

Fundada en 1958 de la mano del político y diplomático Adriano Marques de Magallanes, la empresa dio sus primeros pasos especializándose en textiles impermeables y antiestáticos destinados a la industria del automóvil, suministro eléctrico y telefonía, y en 1990 dio el salto a la producción de uniformes.

 

El contrato de los cinturones de los uniformes ha sido adjudicado a Guarnicionería Roal, otra compañía con más de cien años de experiencia. La empresa, fundada en 1900 se especializó desde sus inicios en la confección de correajes militares. La compañía cuenta actualmente con una fábrica en Pinto (Madrid).

 

Las divisas (las insignias que muestran el rango en la cadena de mando) han sido adjudicadas a Imprimaciones Plásticas por otros 197.904 euros. La empresa, con sede en Madrid, también ha realizado escudos de equipos de futbol y o produce los logos para los uniformes de Prosegur, entre otros.