Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Selen Evcit (Consulado de Turquía): “Estamos empezando a adaptarnos al Green Deal”

La cónsul general de Turquía en Barcelona defiende que la producción textil turca puede ser más cara que en China o Bangladesh, pero “los riesgos que acarrea aprovisionarse en lejanía han puesto en valor nuestra industria”.

Selen Evcit (Consulado de Turquía): “Estamos empezando a adaptarnos al Green Deal”
Selen Evcit, cónsul general de Turquía en Barcelona, y Nurdan Camlibel, cónsul comercial de la república de Turquía

I. Carmona

21 jun 2022 - 05:00

Infraestructura, mejor calidad y sostenibilidad. Son los focos de la industria textil turca para continuar creciendo y mantener el atractivo que se aceleró durante la pandemia. Ayer, dio comienzo la segunda edición de Barcelona TextilExpo, feria profesional de textil que ha presentado en Barcelona la oferta de cerca de 59 productores turcos. El evento, organizado por Meridyen International Fair Organization y el Ministerio de Comercio de la República de Turquía, busca solidificar el puesto de Turquía en el podio del sourcing dos años después del estallido de la pandemia. Selen Evcit, cónsul general de Turquía en Barcelona, da las claves para esto.

 

 

Pregunta: Turquía capitalizó la relocalización de parte de la producción durante la pandemia. ¿Continúa siendo atractivo producir en cercanía después de la pandemia o el mercado ha regresado a sus anteriores hábitos?

 

Respuesta: Turquía continúa teniendo el rol de la productora textil en cercanía para Europa. En 2021, un tercio de nuestras exportaciones a España se componían de producto textil, desde Turquía la producción está aumentando porque notamos un creciente interés desde el mercado español y europeo desde hace dos años. Después de la pandemia, la comunidad internacional se ha dado cuenta de que el papel de Turquía en el mapa de la moda es cada vez más importante y estamos trabajando para que esto continúe, mejorando la infraestructura y la tecnología. Queremos ser pioneros en el sector.

 

P.: ¿Qué medidas hay en marcha para que la industria textil turca continúe siendo atractiva?

 

R.: La industria textil turca continuará siendo atractiva porque las empresas se han dado cuenta de los beneficios de aprovisionarse en Turquía. La crisis de logística y los riesgos cada vez mayores que supone aprovisionarse en lejanía han puesto en valor nuestra industria.

 

P.: Además de por capacidad, ¿cómo puede Turquía competir con otros grandes hubs textiles en cercanía como Portugal o Marruecos?

 

R.: En términos de producción, Turquía es superior a estos países. La apuesta de la industria turca es continuar invirtiendo en infraestructura para mejorar y ampliar nuestra capacidad textil y no perder el puesto. Además, queremos que nuestra calidad sea la mejor para diferenciarnos también de otros países europeos como Portugal. Otro aspecto en el que hay una ventaja clara es la variedad, en Turquía hay industria de todo tipo de tejidos y productos terminados, no sólo textil hogar, por ejemplo.

 

 

 

 

P.: ¿Puede Turquía ser un hub de reciclaje textil? ¿Se está construyendo ya estructura de industria de reciclaje en el país?

 

R.: Muchos productores ya están incluyendo oferta de tejido reciclado, orgánico y sostenible entre sus productos. Sí, está construyéndose nueva infraestructura para el reciclaje en Turquía. Este fenómeno es nuevo, pero continuamos andando en esta dirección, es algo especialmente importante para la industria textil y queremos seguir las peticiones del Green Deal europeo para no perder atractivo para los países de la Unión Europea. Ya estamos empezando a adaptarnos, pero aún debemos avanzar más.

 

 

P.: ¿El precio continúa siendo uno de los principales atractivos de Turquía como polo de aprovisionamiento?

 

R.: Muchas empresas ponen un bajo coste por delante de la calidad, pero no saben que pueden tener ambas. Sí, producir ropa en Turquía es más caro que en China, pero el coste de transporte, los plazos de entrega y el riesgo es mucho menor fabricando en Turquía. Además, pero desde Turquía apostamos cada vez más por la calidad, que en muchos casos ya es mayor que la del producto chino.

 

 

P.: ¿Puede Turquía convertirse en un destino comercial en el sector de la moda?

 

R.: Ya lo es, pero no de cara a Europa. En Turquía tenemos marcas grandes, importantes. Los clientes que nos perciben como un país con buena moda sobre todo vienen de Oriente Próximo, los Balcanes y Rusia. Tenemos un producto bueno, de calidad y a buen precio, pero Europa no lo ve porque, en ese sentido, es un mercado bastante tradicional y conservador.

 

 

P.: ¿Qué rol tiene el apoyo del Gobierno en el impulso de Turquía como polo de aprovisionamiento?

 

R: El Ministerio de Comerio tiene muchos incentivos para el sector textil, no sólo para este en concreto sino para fomentar todo tipo de comercio, nacional e internacional.