Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Retail y Juegos Olímpicos, un tándem poco rentable

Modaes

23 jul 2012 - 04:45

Victoria’s Secret entrará en el mercado europeo abriendo su primer establecimiento en Londres. Puma creará un espacio dedicado a Jamaica y al deporte con motivo de los Juegos Olímpicos en la capital británica. Karl Lagerfeld ha creado una colección de camisetas dedicada al acontecimiento deportivo más importante del año y Chanel abrirá en Covent Garden su primera tienda dedicada a los productos cosméticos y a la perfumería.

 

Todos quieren aprovechar el tirón de los Juegos Olímpicos y el ritmo de eventos, colecciones y aperturas no ha hecho más que acelerarse para poder llegar a tiempo a la ceremonia de apertura. No obstante, y aunque el esfuerzo y el desembolso económico sean importantes, el sector del retail es de los menos beneficiados en este tipo de celebraciones.

 

Según un informe realizado por la consultora Jones Lang LaSalle, desde el punto de vista económico, la organización de los Juegos Olímpicos proporciona grandes beneficios para la ciudad que los acoge ya que suele generar a largo plazo más ingresos que gastos.

 

El documento destaca el sector retail, así como el de las oficinas, son los menos beneficiados con la celebración de los Juegos Olímpicos. En el caso del retail, la mayoría de ciudades anfitrionas han experimentado en el corto plazo un pico de crecimiento en el sector, como consecuencia del incremento en el número de visitantes a la ciudad.

 

No obstante, la mayoría de ventas tienen lugar en los distritos financieros o en los recintos de ocio cercanos a las instalaciones olímpicas. El resto de áreas, o se mantienen estables o ven decrecer sus ventas.

 

En el lado más positivo están los sectores más beneficiados: el mercado residencial y el hotelero. En el primer caso, aumentan los precios y alquileres y se desarrollan nuevos barrios en los alrededores del anillo olímpico. Según el estudio, esto a largo plazo permite crear nuevas áreas residenciales en la ciudad.

 

En el caso del sector hotelero, la organización de los Juegos Olímpicos atrae a un gran número de visitantes que se prolongan en el tiempo, por lo que la ciudad gana turistas y, con ellos, ingresos.