Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Montserrat Cuenca, enamorada del ‘visual’ infantil

Montserrat Cuenca, directora de visual merchandising de Bóboli, explica su trayectoria profesional y cómo aumentó su interés por el mundo del retail desde que comenzó, hace más de diez años, en el sector de la moda.

Isabel Carmona

27 oct 2021 - 04:39

Montserrat Cuenca, enamorada  del ‘visual’ infantil

 

 

Montserrat Cuenca entró en la moda de la mano de Mango, trabajando en tienda para pagarse los estudios, y acabó metida de lleno en el departamento de backup, expandiendo el negocio en Asia. “Me pedían tener nociones de retail y saber inglés, y yo cumplía con esos requisitos”, explica.

 

 

Lee la Revista Modaes.es 40

Moda infantil, un difícil juego de niños

 

 

En aquel momento, no sabía que lo que más le intrigaría de su trabajo no serían los viajes a destinos exóticos, ni la implementación de las estrategias de la compañía en un punto de venta: fue la propia tienda. “En ese momento pensé: ‘si esto me gusta, voy a centrarme’”.

 

Más de una década más tarde, Montserrat Cuenca ha concentrado su carrera profesional en el visual merchandising, y es hoy la responsable de este departamento en Bóboli. “Empecé a fijarme mucho más en lo físico, en lo estético, en el proceso de montar la tienda. Me apunté a la escuela Artidi, en Barcelona, para documentarme sobre escaparatismo, y me gustó todavía más”, recuerda.

 

Cuenca compaginó su trabajo con clases este centro, que ahora imparte ella misma abordando áreas como expansión de marca, visual estratégico, arquitectura e interiorismo. “En Bóboli entré porque me daba curiosidad el mundo infantil. Me dije: ‘lo pruebo, y en dos años me voy…’ Eso fue hace once”, confiesa entre risas.

 

Lo que más le gusta del visual de niño es el reto. “Cuando diseñas una tienda para mujer u hombre, te centras en el consumidor final. Cuando lo haces para un niño, tienes que pensar también en su madre, su padre y, en muchos casos, su abuela”, dice. Libros, juguetes, zonas de lactancia... “Toda la familia tiene que sentirse a gusto en la tienda. Es lo complicado, y lo que me enganchó”, sostiene.