Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Miquel Serracanta (EAE): “Los precios de la logística no volverán a niveles prepandemia”

El director de los masters de Supply Chain de EAE Business School y fundador de la consultora Solutions&Decisions señala que la gran lección de la crisis de la cadena de suministro ha sido la gestión de riesgos, pero descarta una relocalización.

Miquel Serracanta (EAE): “Los precios de la logística no volverán a niveles prepandemia”
Miquel Serracanta es director de los masters de Supply Chain de EAE Business School y fundador de la consultora Solutions&Decisions.

C. Juárez

20 oct 2022 - 05:00

Nubes negras en la logística. Miquel Serracanta, director de los masters de Supply Chain de EAE Business School y fundador de la consultora Solutions&Decisions, descarta un regreso a “la normalidad prepandemia” en los costes del transporte. Después de tantas disrupciones y tensiones, uno de los aspectos positivos que destaca Serracanta es que el sector de la moda ha aprendido a gestionar los riesgos.

 

 

Pregunta: Según los datos de Drewry, los costes del transporte se han reducido en las últimas semanas. ¿Cuándo se volverá a la normalidad?

 

Respuesta: Es verdad que los precios de los contenderos se han regularizado. Pero si miramos la situación, estamos a niveles del verano de 2021, por lo que no hemos bajado a los precios de antes de la pandemia. Mi impresión es que no volveremos a la normalidad prepandemia. Siempre hay una parte de la inflación que se queda. Se producen los incrementos, y luego se van a ajustando, pero ya no nos acordamos del precio anterior. Sí que es verdad que la situación es bastante mejor que en el anterior pico de subida de precios, cuando fue la explosión.

 

 

P.: ¿La caída responde al retroceso del consumo o a la normalización del sector naviero?

 

R.: El efecto es doble. La caída en parte corresponde a una cierta ralentización y contención del consumo y que las cadenas están siendo más eficiente. Sí que ha bajado el volumen de contenedores en movimiento.

 

 

P: ¿Hay riesgos de que vuelva a ocurrir lo mismo?

 

R.: Es muy difícil ser agorero. Todo el mundo ha invertido en los últimos años para prepararse, al final es lo que hemos aprendido. En gestión de riegos estamos mejor que antes, sin duda.

 

 

 

 

P.: ¿Deberían tener las compañías de moda más planes de contingencia?

 

R.: Sí, clarísimamente. La moda como sector, que tiene una estacionalidad brutal, campañas e imprevistos, le afecta mucho más las disrupciones en la cadena de suministro porque no pueden anticiparse demasiado. Por ejemplo, una compañía no puede comprar bañadores en septiembre, tiene que hacerlo en enero, y si los fletes en ese momento están por las nubes, tiene que pagarlos. No hay excusa. Por eso la moda es uno de los sectores más afectados, por la dinámica de su cadena de suministro.

 

 

P.: ¿Qué sector lo hace mejor?

 

R.: No hablaría de sectores, sino de compañías. Las que lo han hecho bien son las que tienen una cadena mas madura, simplificada y conectada con los proveedores. Si tuviera que decir un sector, hablaría de farma y gran consumo. En el primer caso, porque se trata de medicamentos y regulación, el servicio tiene que ser extremo. Del gran consumo destacaría la alimentación, porque no puedes fallar, ya que el servicio al cliente es crítico.

 

 

P.: ¿Qué debería cambiar la moda?

 

R.: Creo que la moda ya está cambiando a mejor y trata en lo que puede de parecerse a otros sectores, planificándose un poco mejor. Está fichando talento y gente con experiencia que vienen de compañías de otros sectores.

 

 

P.: ¿La dispersión del sistema de la moda la expone más que otros sectores en la logística?

 

R.: Sí, pero no es el único, no es exclusivo de la moda porque no es el único que es global.

 

 

 

 

P.: ¿Qué impacto tendrá la crisis de la cadena a largo plazo?

 

R.: Un posible impacto sería que una parte del incremento de precio se va a consolidar en los costes, lo que repercute en el aumento de precios. El otro impacto es en posibles replanteamientos de la cadena. Se cuestionarán los diseños de la cadena de suministro, porque no todo tiene que ver con costes.

 

 

P.: ¿Propiciaría esto la relocalización?

 

R.: No estoy seguro. Hay dos grandes impedimentos: la regulación medioambiental que hay en Europa, y la gran dificultad de que el modelo chino y asiático, la jornada 996 [trabajar de nueve de la mañana a nueve de la noche, seis días a la semana], en Europa no se puede aplicar porque no es legal. Si se viene a Europa, todo sería más caro, así que la solución está en el bolsillo de los consumidores.

 

 

P.: ¿Puede la logística ser sostenible?

 

R.: Debe ser sostenible. El reto que tenemos es que en los últimos años la hacemos menos sostenible, y ahora tenemos que revertir la tendencia. En lugar de ir generando insostenibilidad, hay que tender a no empeorar las cosas y mejorar. Las compañías y gobiernos ya se han puesto las pilas, porque es importante para todos los actores de la cadena.