Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

14 Ago 201822:55

h Back Stage

Jeffrey Hogue (C&A): “La sustentabilidad es más fácil cuando eres grande”

El responsable de sustenibilidad del grupo de distribución de moda y miembro del consejo en la Fundación C&A asegura que no hay otro sector industrial que esté tan atento como la moda a lo que ocurre en las fábricas de sus proveedores.
28 Jun 2018 — 03:57
S. Riera
Especiales relacionados
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Jeffrey Hogue (C&A): “La sostenibilidad es más fácil cuando eres grande”

 

 

Jeffrey Hogue, al frente de la sustentabilidad de C&A, afirma que la sustentabilidad tiene que ver con el tamaño, porque requiere recursos y equipos. Hogue, involucrado también en lobbies como Fashion for Good, Cradle to Cradle Products Innovation Institute y Textile Exchange, asegura también que no hay otra industria que esté tan atenta a las condiciones que hay en las fábricas en las que se aprovisiona. C&A ha ido avanzando en sustentabilidad en los últimos años. El grupo, uno de los mayores consumidores mundiales de algodón sustentable, ha dado también los primeros pasos hacia el close the loop.

 

Pregunta: ¿Qué es sustentabilidad?

Respuesta: Tiene que ver con tres aspectos. En primer lugar, los productos y los materiales que se utilizan; en segundo lugar, la sustentabilidad centrada en las operaciones y los procesos; y, en tercer y último lugar, en buscar líneas de actuación que puedan ayudar a nuestros consumidores a ser más sustentables.

 

P.: ¿Es una cuestión de reputación?

R.: La sustentabilidad tiene un sentido más profundo que sólo la reputación. C&A, por ejemplo, es una empresa familiar, con varios siglos de historia, y que mantiene aún los valores de la familia. La compañía se ha preocupado por la sustentabilidad desde hace tiempo, pero ha sido desde hace unos cuatro años cuando el grupo se ha preocupado por introducirla como un elemento más en la toma de decisiones.

 

P.: El actual negocio de la moda se sustenta de un aprovisionamiento en países con costes productivos bajos. ¿La sustentabilidad implica el fin de esta manera de operar?

R.: No estoy realmente seguro que la sustentabilidad implique el fin de aprovisionarse en lejanía. No creo que cambiemos la estrategia en los países en los que llevamos aprovisionándonos desde hace años y en los que estamos muy asentados y nos resultaría complicado movernos a otros territorios.

 

 

 

 

P.: Este año se han cumplido cinco años de la tragedia del Rana Plaza. ¿Cómo aquel accidente cambió la manera de hacer las cosas en el sector?

R.: Rana Plaza cambió totalmente la manera de aprovisionarse. Para siempre y para todas las marcas. Toda la industria está involucrada en esta transformación. Hace cinco años, por ejemplo, en C&A contábamos con profesionales para trabajar en la cadena de valor, para controlar las fábricas e incrementar la atención sobre las condiciones sociales. Pero ahora, el vínculo es mucho mayor. No hay otra industria que esté tan atenta a las condiciones que hay en las fábricas en las que se aprovisiona.

 

P.: ¿Ha cambiado también la manera de relacionarse con los proveedores?

R.: No sabría decirle si las relaciones entre la marca y las fábricas con las que trabajamos son más fuertes ahora. Son tal y como las hemos trabajado siempre. Ya habíamos hecho relaciones fuertes. No sé si estrecharlas aún más aportaría mayor valor. Nosotros, en todo caso, continuamos trabajando igual.

 

P.: ¿Es posible ser barato y sustentable al mismo tiempo?

R.: ¿Qué entendemos por barato? ¿Ser barato es dar valor a un precio asequible? China, por ejemplo, tiene el algodón orgánico más barato del mundo. Tenemos margen para poder dar precio y valor. La razón por que podemos dar precios asequibles es porque somos grandes y podemos escalar.

 

 

 

 

P.: ¿Puede ser escalable la sustentabilidad?

R.: Para 2020, dos terceras partes de nuestra colección serán más sustentables, avaladas con certificaciones orgánicas, códigos de responsabilidad, de materiales reciclados, Better Cotton Initiative (BCI). Ahora es el 25%, es decir, dos de cada diez prendas de una tienda ya son más sustentables. Todas las marcas están trabajando en este mismo sentido y lo están realizando con  sus proveedores, que a su vez, están invirtiendo mucho en ello. Todo esto se agrandará.

 

P.: ¿Es más fácil ser sustentable si se es pequeño o mediano?

R.: La sustentabilidad es más fácil cuando eres grande. Yo mismo, por ejemplo, tengo 135 personas trabajando en ello. Se necesitan recursos y personas a tiempo completo dedicadas a esto. Las marcas pequeñas y medianas pueden tener muy buenas intenciones, pero es muy importante tener equipos y, sobre todo, recursos. Cuando se es pequeño, por ejemplo, no se tiene poder de compra y de toma de decisión frente a los proveedores, y esto encarece el precio. La sustentabilidad no tiene que ser sólo para unos cuantos que puedan permitírselo, sino que todo el mundo debería tener acceso a ella.

 

P.: También el foco mediático, social y político está sobre las grandes…

R.: La sustentabilidad no sólo debe ser de las grandes marcas, también de pequeñas y medianas. Al final, las grandes copamos sólo el 10% de la industria. Pero si trabajamos de esta manera conjunta hacia la misma dirección, la tecnología al final llegará también al resto.

 

 

 

 

P.: ¿Debe el consumidor implicarse también en esta cadena?

R.: Al consumidor le importa la sustentabilidad, pero no le preocupa a la hora de tomar una decisión de compra. No obstante, los consumidores sí quieren saber quién, cómo y dónde se han producido los productos. En este sector, es realmente difícil explicar todos los aspectos de la cadena de valor. Podemos gastar mucho tiempo en mostrar el impacto que genera en cada uno de los procesos y en que entiendan la cadena de valor, y por supuesto que los entenderían. Aquí, el departamento de márketing tiene un gran trabajo para explicar. Pero creo que, ante todo, es más importante que nosotros hagamos las cosas bien.

 

P.: ¿Será la industria de la moda capaz de reemplazar el algodón y el poliéster con otros materiales con menor impacto medioambiental?

R.: Los remplazaremos por otros de más sustentables. En sus procesos productivos, el impacto del poliéster, el algodón o la viscosa ahora son muy elevados. Pero nos estamos alejando, por ejemplo, del algodón normal hacia otros con un menor impacto, y utilizamos más otros materiales, como por ejemplo el cáñamo o la viscosa, siempre certificados, para evitar que procedan de bosques protegidos. En el caso del poliéster, cada vez es más habitual trabajar con poliéster reciclado.

 

P.: C&A está avanzando también en economía circular. ¿Cuándo cree que la moda, en su conjunto, podrá ser un negocio circular?

R.: Por ahora el alcance es todavía pequeño y es difícil ser cien por cien biodegradable o reciclable. Trabajamos para reducir el consumo energético, de recursos, de agua… en los diferentes procesos. Pero a pequeña escala es difícil que el impacto se note, es importante que más empresas trabajen en el mismo sentido.

 

 

 

 

P.: ¿La circularidad perpetuaría el sistema de usar y tirar?

R.: C&A tiene calidad suficiente para que nuestras prendas no sean de usar y tirar. Los estándares con los que trabajamos, junto con los diseñadores, para escoger las materias primas son lo suficientemente elevados para que el consumidor no deba desechar la ropa.

 

P.: Pero estamos en un sistema basado en la rotación rápida…

R.: Estamos en un sistema de consumo que propone cambiar a menudo, comprar y crecer, pero no es lo mismo que usar y tirar. No conozco a nadie que actúe de esta manera, que compre una prenda, la lleve una o dos veces y luego la tire. Por otro lado, en Europa, que es el mercado que mejor conozco, ya hay opciones de reciclaje para los consumidores, empezando por las propias tiendas, que tienen puntos de recogida para su posterior reciclaje.

 

P.: ¿Cómo imagina el sistema de la moda en diez años?

R.: El sistema actual de aprovisionamiento cambiará en la próxima década y estará más basado en la producción local. No implica dejar de trabajar en lejanía, pero sí reforzar la producción en proximidad. También habrá nuevas materias primas, nuevos materiales, será más habitual el uso de poliéster procedente de botellas de plástico recicladas, o materiales procedentes de sistemas circulares. También se avanzará en la digitalización, con la automatización de algunos procesos, y se extenderá el uso del blockchain, que ahora empieza, para garantizar la sustentabilidad.

 

P.: ¿El mismo blockchain que las criptomonedas…?

 R.: El blockchain replica constantemente la información y hace que toda la información guardad en el sistema sea real y creíble. Los certificados podrán darse a través de blockchainporque facilita la trazabilidad, porque todos los eslabones de la cadena quedan siempre registrados. Ahora, se está aún en una fase muy incipiente de desarrollo, pero sin duda avanzará.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...