Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Nov 201700:14

h Back Stage

H&M desafía a los colosos del retail de Nueva York

25 May 2015 — 11:58
IRIA P. GESTAL
Compartir
Me interesa

Los colosos de Nueva York

 

En el reino del retail, H&M lleva ahora la corona. En Nueva York, los grandes de la distribución miden sus fuerzas con monstruos de ladrillo cada vez más descomunales. Esta vez, el gigante sueco le ha ganado el pulso a Zara con la apertura de una tienda que casi duplica el tamaño del flagship que la cadena de Inditex tiene en la Quinta Avenida, la calle más cara del mundo para abrir una tienda.

 

En Herald Square, a una calle de distancia de la famosa avenida, H&M ha abierto su mayor tienda del mundo, un espacio que supera los 6.000 metros cuadrados. Hasta ahora, el mayor local de H&M se encontraba en el 589 de la Quinta Avenida y contaba con una superficie ligeramente menor, de 5.295 metros cuadrados. También en Herald Square, Victoria’s Secret abrió su tienda más grande del mundo en 2012, en un local con más de 4.600 metros cuadrados que hace esquina con Broadway.

 

Pero es en la Quinta Avenida donde se juegan las mayores batallas. La calle comercial más cara del mundo, con alquileres que rondan los 29.822 euros (32.825 dólares) por metro cuadrado al año, alberga algunos de los establecimientos más imponentes de las grandes marcas de distribución.

 

 

Los colosos de Nueva York

 

 

En 2012, Zara abrió en el número 666 su buque insignia, un establecimiento de 2.972 metros cuadrados que fue durante años el mayor Zara de Estados Unidos. El grupo pagó 332 millones de dólares por el local, que cuenta con 26 metros de fachada.

 

El tercer rey del fastfashion, Uniqlo, no ha querido quedarse a la zaga. En 2011, abrió, también en el número 666, una colosal tienda de 8.268 metros cuadrados, por la que pagará veinte millones de dólares (18 millones de euros) anuales durante quince años. El total asciende a 300, la mayor cantidad pagada hasta entonces por alquilar un local para el retail.

 

Entre las últimas incorporaciones de la calle se encuentra Forever 21, que en enero de este año abrió una tienda de 3.344 metros cuadrados en el número 640. H&M ocupaba ese local hasta que lo cerró para abrir su macrotienda en Herald Square. Forever 21, que ya había tenido una experiencia en la Quinta Avenida entre 2010 y 2012, también cuenta con un establecimiento en la misma plaza.

 

El año pasado, también Ralph Lauren conquistó el centro neurálgico de las compras en la gran manzana con un flagship store en el número 711. Más de 3.252 metros cuadrados que incluyen el Polo Bar, el primer restaurante de la firma en Nueva York. El inmueble, conocido como el Edificio Coca-Cola, es propiedad de la marca de refrescos y estaba ocupado hasta entonces por una tienda de Disney.

 

Sin embargo, pese a los constantes movimientos entre los inquilinos de la calle, algunas firmas de gran distribución han logrado mantener su puesto durante casi dos décadas. La tienda de Gap en el número 680 lleva desde 1997 en el mismo local, que ahora suma 3.158 metros cuadrados.

 

La mayoría de estas tiendas se concentran en la zona alta de la avenida, la más cercana a Central Park, entre las calles 49 y 59. Allí conviven, además, con establecimientos de lujo y complejos comerciales como el Rockefeller Center, donde Topshop inauguró el año pasado su segunda tienda más grande del mundo con 3.700 metros cuadrados.

 

Algo más arriba, la Trump Tower alberga entre sus paredes doradas las tiendas de enseñas de lujo como Gucci, que paga 16,5 millones de dólares al año por un local de 4.180 metros cuadrados.

 

Firmas de moda de lujo como Prada o Bottega Veneta, y joyerías como Harry Winston y Tiffany’s también son vecinos en la Quinta. Pero el verdadero rey es, en realidad, Jeff Suton, el propietario de unos 130 inmuebles por todo Manhattan, muchos de ellos en la codiciada calle neoyorkina. Entre los edificios que posee en la Quinta Avenida se encuentran el número 717, donde tienen sus tiendas Armani, Dolce&Gabbana y Escada, y el 724, que alberga el establecimiento de Prada. Un auténtico casero del lujo.

Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...