Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Garvalín, la discreta familia del calzado llega a los cincuenta años en pleno relevo generacional

Los empresarios José y Estanislao García Torres pusieron en marcha en 1968 esta empresa especializada en calzado infantil, que comercializa al año unos 800.000 pares de zapatos y factura alrededor de veinte millones de euros.

S. Riera

26 sep 2018 - 04:54

Garvalín, la discreta familia del calzado llega a los cincuenta años en pleno relevo generacional

 

 

Garvalín, la familia más discreta del calzado en España. La compañía ilicitana de calzado infantil llega a sus cincuenta años en pleno relevo generacional. Fundada en 1968 en el corazón del sector en España, en la localidad de Elche (Alicante), por dos empresarios autodidactas, José y Estanislao García, el grupo emplea a un centenar de trabajadores, comercializa unos 800.000 pares al año y factura alrededor de veinte millones de euros.

 

Pese a ser uno de los mayores grupos de calzado infantil del país, junto con Pablosky, y ser una de las históricas del sector en Elche, Garvalín siempre se ha envuelto de una discreción compacta. Ahora, la empresa llega a sus cincuenta años de trayectoria pilotada por los representantes de la segunda generación, Jorge y Estanislao García Aguilar, Joaquín García Martínez, que en esta última etapa han ido asumiendo cargos directivos y han entrado en el capital. Sin embargo, los fundadores continúan supervisando el día a día de la compañía.

 

Vicente García, otro hermano de los fundadores, está completamente desvinculado de Garvalín desde que levantase con Amancio Ortega el grupo Tempe, la división de calzado del grupo Inditex. No obstante, la familia de Vicente García continúa vinculada al capital de la empresa de calzado infantil a través de la sociedad Promociones Azarbe, que tiene como administradora única a su hija, María Isabel García Peralta. La administradora es hermana del actual consejero delegado de Tempe, Antonio García Peralta.

 

 

 

 

Promociones Azarbe es propietario del 20% del capital de International Shoes Garvalín, la sociedad de mayor tamaño de toda la galaxia empresarial en torno a la familia. International Shoes Garvalín cerró 2017 con una cifra de negocio de 19,05 millones de euros, un 13,12% más que en el año anterior, cuando situó sus ventas en 16,84 millones de euros.

 

La compañía concluyó el último ejercicio con un resultado neto de casi 476.000 euros, un 52% por encima del registrado en 2016, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil. En esta sociedad, el socio mayoritario es GM Frateres, con Joaquín García Martínez  como administrador único, y propietaria del 30% de las acciones.

 

Estanislao García Torres, uno de los fundadores de Garvalín, cuenta también con un 20% del capital. El resto de accionistas poseen entre un 5% y un 6% de las acciones. Se trata de Santiago Boix Carreres, José Rubio Guillén, José Botella Torres, Jorge García Aguilar y Estanislao García Aguilar.

 

 

 

 

Garvalín fue una de las pioneras del calzado en España, junto a la mallorquina Camper, en crear una marca. La primera que lanzó la familia fue Garval, que en la década de los ochenta derivó en Garvalín. A mediados de aquella década, la compañía producía ya 50.000 pares al año y fabricaba también para grupos internacionales de distribución, como Marks&Spencer.

 

A finales de la década, y coincidiendo con la entrada de España en la entonces Comunidad Económica Europea, el grupo dio el salto internacional. Tras el crecimiento registrado en la década de los noventa gracias al impulso de las exportaciones, que en la actualidad aportan aún el 70% de su cifra de negocio, Garvalín trasladó sus instalaciones a las actuales en el año 2000.

 

La empresa diversificó también entonces, con el lanzamiento de la marca Biomecanics en 1996 y de la línea de calzado infantil de Agatha Ruiz de la Prada en 2001. A principios de la década, empezaron a incorporarse a Garvalín los representantes de la segunda generación, que fueron los que sentaron las bases de una nueva etapa orientada a la deslocalización y a la expansión internacional.

 

Ahora, cincuenta años después, la empresa continúa apoyando su negocio en sus tres marcas y, según fuentes del sector, se trata una de las compañías españolas del calzado que más invierte en desarrollo de producto. La empresa colabora con el Instituto de Biomecánica de Valencia y el año pasado renovó un acuerdo con la Asociación Española de Pediatría.