Back Stage

Francia castiga al ‘greenwashing’ y multa el mal uso de las etiquetas sostenibles

El pasado 1 de enero el Ministerio de Transición Ecológica y Cohesión Territorial de Francia introdujo una serie de medidas que prohíben declarar que un producto o un servicio es neutro en carbono sin explicar su huella de carbono y las medidas de compensación.

Francia castiga al ‘greenwashing’ y multa el mal uso de las etiquetas sostenibles
La nueva ley castigará a las empresas que utilicen términos sostenibles en publicidad sin tener una certificación.

Modaes

3 ene 2023 - 11:57

Francia castiga al greenwashing. El pasado 1 de enero el Ministerio de Transición Ecológica y Cohesión Territorial en Francia introdujo una serie de medidas que prohíben declarar que un producto o un servicio es neutro en carbono sin explicar su huella de carbono y las medidas de compensación. En caso de infracción, la multa podría ascender hasta 100.000 euros. La medida, que entró en vigor el 1 de enero de 2023, se enmarca en el decreto número 2022-539 que el Gobierno estableció el pasado abril.

 

En concreto, la ley castigará que una empresa muestre una etiqueta sostenible en un producto que no se base en un esquema de certificación o no esté establecido por las autoridades públicas. Con estas medidas, la nueva legislación castigará a todas las empresas que afirmen de forma falsa en un anuncio que su producto o servicio es neutro en carbono, carbono cero, climáticamente neutral o “utilizar cualquier formulación de significado o alcance equivalente”.

 

La forma de publicidad a la que se refiere la nueva legislación engloba “correspondencia publicitaria y anuncios impresos, pantallas publicitarias, anuncios en prensas, salas de cines, televisión, radio o por medios de servicios de comunicación online, así como en el embalaje de los productos”.

 

 

 

 

Además, como parte del sistema de evaluación de emisiones de gases de efecto invernadero, las medidas del Gobierno de Francia también incluyen que las organizaciones (empresas, administración pública y sociedades) deberán incluir en sus balances todas las emisiones de carbono indirectas, como las emisiones asociadas a los productos vendidos o los desplazamientos de los empleados.

 

Las nuevas medidas forman parte de la Ley de Clima y Resiliencia de agosto de 2021, y tiene como objetivo el desarrollo de la economía circular o el impulso de las fuentes de energía renovable para afrontar el desafío de la transición ecológica.

 

Entre otras medidas, se encuentra la eliminación de la vajilla desechable en los establecimientos de comida rápida, la clasificación de los plásticos para su reutilización, la implantación de recogida de productos usados en tiendas de juguetes, artículos deportivos, bricolaje y jardinería para darles una segunda vida o la bonificación con cien euros a los conductores que utilicen el servicio carpooling.

 

En los últimos meses, varias compañías de moda han sido acusadas de greenwashing. Entre ellas se encuentran H&M o Decathlon, que llegaron a un acuerdo en septiembre con la autoridad de la competencia de Noruega y se comprometieron a “ajustarse o dejar de hacer declaraciones sostenibles respecto a su producto o su página web”.