Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Esto es Wow: mucho personal, mucha pantalla y la oferta que dicta las redes

El inmueble cuenta con 150 pantallas interactivas, ochenta dependientes que cobran a través del móvil, probadores digitales y espejos inteligentes. ¿Y la oferta? Marcas de siempre y los últimos fenómenos de las redes.

C. Juárez

10 mar 2022 - 04:49

Esto es Wow: mucho personal, mucha pantalla y la oferta que dicta las redes

 

 

Moderna, conectada y alternativa. Wow, el proyecto impulsado por Dimas Gimeno, ex presidente de El Corte Inglés, desvela por fin los detalles del nuevo concepto que ha generado más expectación en el sector de la moda en los últimos meses. ¿Las claves? Mucho personal para atender al cliente, un visual con mucha tecnología y muchos colores y la oferta que dictan las redes sociales.

 

En la entrada, los escaparates con lonas verdes también reflejan el hype que ha mantenido Wow en los últimos meses, llenando la Gran Vía de Madrid con interrogaciones y generando expectativas en redes sociales. Algunos curiosos se acercan a la puerta para preguntar de qué se trata mientras que otros clientes acceden al edificio.

 

Al entrar al edificio, recibe a los clientes un grupo de bailares enfundados en un mono verde fosforito, el color de Wow, y, tras iniciar su performance con un pequeño baile, acompañan al cliente en todas las salas de la tienda.

 

La planta baja, que cuenta con un amplio hall, aglutina la oferta de cosmética con marcas como Kiehl’s, Shiseido o Foreo distribuida en distintas estanterías y espacios personalizados para cada marca. 5.000 metros cuadrados, cada nivel está dedicado a una temática diferente.

 

 

 

 

Las dos primeras plantas están dedicadas a la moda, con enseñas nativas digitales como Amlul, diseñadores como Moisés Nieto, Colina Strada o Cecelie Banhsen, y marcas más tradicionales, todas ellas repartidas en percheros y compartimentos dentro de un espacio diáfano con una luz tenue y paredes oscuras.

 

En cada planta del edificio, Wow cuenta con probadores digitales, espejos inteligentes y en total con 150 pantallas interactivas. Además, la empresa emplea hasta ochenta dependientes que realizan el cobro de los productos a través de un móvil, sin que el cliente tenga que pasar por caja.

 

De hecho, Wow sólo cuenta con una caja por planta, ya que los consumidores pueden comprar el producto en la tienda, pero recibirlo en casa, o adquirirlo online y recogerlo en el establecimiento. Los dependientes son chicos y chicas jóvenes y vestidos con sudaderas grises, que encajan con el tipo de cliente que aspira tener Wow.

 

 

 

 

La tercera planta del edificio está dedicada a la moda urbana y de vanguardia, con compañías como Samsøe Samsøe o Sunnei, además marcas de moda deportiva y athleisure, como Alo Yoga y On Running. En la tercera planta también se encuentra la oferta de sneakers como Saye, que está presentada en una larga vitrina como si se tratara de una exposición artística.

 

La cuarta planta, por su parte, alberga la oferta de decoración de Wow, con productos como textil hogar, vajillas y arte, de compañías como Scandle, Branqueta, Sargadelos o Taschen. Además, también se encuentra un espacio vacío con un artista pintando un mural en directo.

 

La oferta de Wow se completa en el sótano del edificio, con productos de gaming y tecnología, como los sistemas de audio Bang&Olufsen, Playstation o Razer para los aficionados a los videojuegos. Además, Wow también albergará un especio de restauración en las dos últimas plantas que se abrirá el próximo abril.

 

 

 

 

Gimeno asegura que la compañía no tiene “ningún contrato” que ate a Wow a las marcas. “Hoy puedes ver una marca aquí, pero mañana ya no”, sostiene. Wow trabaja con tres modelos: dropshipping (la empresa se encarga de servir el producto directamente al cliente final), fulfillment (Wow gestiona la logística, pero el stock es del cliente) y compra de stock en firme, tanto para el marketplace como para la tienda física. Además, la empresa cuenta con un almacén cerca del edificio para servir las compras online y acortar los plazos de entrega. La tienda trabaja con compra en firme y en depósito.

 

El establecimiento abrirá sus puertas el próximo sábado 12 de marzo y se encuentra en el número 18 de la Gran Vía de Madrid, un edificio histórico construido en 1915 por el arquitecto Eduardo Reynas Toledano y que ha albergado el Hotel de Roma, el Banco Ibérico y la Consejería de Justicia. La fachada del edificio, que hace esquina, es de estilo neoclásico, blanca y limpia, y está coronada por la loba capitolina, en memoria de la antigua escultura en la época en la que el edificio albergaba el hotel.

 

La reforma del inmueble, con un presupuesto de veinte millones de euros, ha corrido a cargo del arquitecto Carmelo Zapulla, fundador del estudio External Reference, que también ha diseñado el pabellón de España en la Exposición Universal de Dubái.

El requisito para vender en el espacio físico de Wow, según Gimeno es “ser una marca que estén bien posicionada, surtida y tenga éxito”. En la web, la empresa cuenta con una oferta de más de doscientas marcas.

 

 

 

 

¿Y las marcas tradicionales? “Las marcas tradicionales también tienen cabida en Wow, pero sólo aquellas que sepan diferenciarse”, asegura Gimeno. “Cada vez se ponen en contacto con nosotros más compañías para estar en la plataforma”, mantiene el ejecutivo. De hecho, la idea de Wow es que la oferta se componga de un 60% de marcas nativas digitales o early adopters y otro 40% de marcas con más tradición.

 

Si se consolidara este modelo en España, Gimeno no descarta abrir nuevos establecimientos de Wow en otras partes del mundo. “Todas las ciudades pueden acoger un modelo como Wow”, asegura Gimeno. El directivo reitera, además, que el concepto no compite con El Corte Inglés ni con ningún otro gran almacén: “se basa en una idea completamente diferente”. 

 

 

Dos años de preparación

La puesta en marcha de Wow viene después de años de preparación. El expresidente de El Corte Inglés creó el proyecto mediante su fondo de capital riesgo Kapita. El capital de Wow está repartido entre los fondos FJ Labs y Athos, que se hicieron con el 10% después de liderar una ronda de financiación de casi ocho millones de euros, y los fundadores de la empresa.

 

Entre el equipo directivo que forma parte de Wow se encuentran Rafael Media, cofundador de Scalpers, que se encuentra al frente del área de selección de marcas. Dirigiendo el departamento comercial está Juan José Gutiérrez, ex de El Corte Inglés, mientras que al frente del marketplace se encuentra Carmen Pradas, ex Zalando. En Kapita cuenta también con un pool de asesores expertos en retail, entre ellos Luis Lara, con una amplia trayectoria en el sector y cofundador de Retalent.