Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Ene 202201:39

De Nike a Esprit, ganadores y perdedores de la moda en el parqué

Las compañías de Estados Unidos copan los primeros puestos de las empresas del negocio de la moda que más han elevado el valor de sus acciones desde que salieron a bolsa.
04 Jun 2019 — 03:50
Arturo Juárez
Compartir
Me interesa

De Nike a Esprit, ganadores y perdedores de la moda en el parqué

 

 

Cara y cruz de la moda en bolsa.  Mientras que las empresas estadounidenses, como Nike, Gap o VF Corporation, han sido testigos de un aumento considerable de sus cotizaciones desde que dieron sus respectivos saltos al parqué, las compañías que operan en la bolsa de Hong Kong, como Prada o Esprit, han vivido un fenómeno diametralmente contrario y han sufrido caídas en el parqué.

 

Sin embargo, el buen camino de las empresas estadounidenses se ve empañado por L Brands. El grupo propietario de Victoria Secret sigue sufriendo caídas que la vuelven a situar en el punto de partida. Sin ir más lejos, el 29 de mayo, L Brands despedía la jornada con una caída del 7,06% en su cotización. El buen crecimiento que en su día tuvo se le ha girado en contra.

 

No es el caso de Nike. El 5 de diciembre de 1980, la empresa inició su camino en la bolsa de Nueva York, con un precio por acción de salida de 0,17 dólares. La compañía estadounidense había alcanzado ese año un 50% de la cuota de mercado de calzado deportivo de los Estados Unidos, cosa que influyó en la decisión de salir a bolsa. La evolución de la empresa de calzado deportivo sobre el parqué ha sido positiva desde entonces. A cierre del 30 de mayo de este año, la corporación cotizaba a 78,87 dólares por acción, logrando el mayor incremento bursátil de los gigantes de la moda que están en bolsa. En el segundo trimestre de 2018 sus acciones se dispararon un 7,2%.  

 

 

 

 

Le sigue muy de cerca otra empresa textil estadounidense, Gap. En plena expansión de la compañía por territorio estadounidense, abriéndose hacia la Costa Este a lo largo de los años setenta, Gap también decidió dar el salto a la bolsa en la ciudad de Nueva York. Su evolución es también de las más elevadas, ya que en 1979 el grupo cotizaba a 0,060 dólares por acción, mientras que el día 30 de mayo de 2019 la compañía cerró la jornada cotizando a 20,83 dólares. Pese al crecimiento positivo comparado con el momento en que entró en bolsa, Gap ha perdido potencia respecto a 2013, cuando sus acciones llegaron a valer 46 dólares.

 

El camino al alza de las empresas americanas por bolsa lo completa VF. La corporación estadounidense, propietaria de marcas como Timberland o Vans, es otra de las compañías que han vivido una subida considerable de sus cotizaciones. La empresa inició su recorrido en bolsa justo cuando empezaba a establecer una estrategia de compras de marcas para crecer. De 0,31 dólares en 1979, VF ha seguido una trayectoria de subida, llegando a cotizar a 82,23 dólares en la actualidad. En 2016, su ascenso sufrió una pausa, mientras el grupo reorganizaba su modelo de negocio, pero ya ha vuelto a la senda del crecimiento en bolsa.

 

Las empresas de cosmética también han sido partícipes de una subida en bolsa desde que entraron en el parqué. La británica Asos entró en bolsa en 2001, un año después de su fundación, y ha tenido un ascenso imparable desde que empezó a cotizar en Londres. Empezó su andadura con 16 peniques, y en 2019 Asos ha aumentado su cotización a 3.468 peniques. Sin embargo, en 2019 Asos cayó un 40% al reconocer que sus ventas no iban como esperaban justo antes de Navidad, aunque ahora la tendencia se ha vuelto a colocar al alza.

 

 

 

 

Por su parte, el gigante francés del sector, L’Oréal, también ha vivido una tendencia hacia arriba en las cotizaciones del mercado de valores. Cuando la compañía francesa pasaba por su mejor momento, aupada por las ventas por correo, decidió dar el salto a bolsa en 1991.  Con una cotización inicial de 7,60 euros, al cierre del 30 de mayo el gigante de la cosmética está cotizando 241,90 euros por acción.

 

 

 


Precisamente, la experiencia en bolsa para las empresas de cosmética es muy positiva. La corporación americana del sector Estée Lauder, está cotizando en la actualidad a 163,62 dólares en el parqué de Nueva York, mientras que el 17 de noviembre de 2001, día de su salida a bolsa, cerró la jornada con un precio de 8,63 dólares por acción. Eso hace que esté dentro de las diez empresas del sector que más elevan su cotización en el parqué.

 

La tendencia hacia arriba no es igual para todas las empresas de la moda que cotizan en el mercado de valores. Sin embargo, Fast Retailing, grupo matriz de Uniqlo, ha seguido siempre un camino positivo en la bolsa de Tokio. El 7 de enero de 2001, la compañía japonesa hacía su entrada en el parqué cerrando el día con 10.276 yenes. Después de diecinueve años, la compañía, también propietaria de J Brand, cotiza a 64.170 yenes por acción.

 

 

 

 

Otras corporaciones de moda con un camino de éxito en el mercado de valores son el grupo francés Kering, propietario de Gucci e Yves Saint Laurent, que ha pasado de cotizar 75,9 euros a 474,55 en sus 31 años de presencia en el parqué de París; o la compañía LVMH. El también grupo francés, con Louis Vuitton y Dior entre sus marcas más significativas, entró en la Bolsa de París en 1989 cotizando 13,7 euros mientras que a cierre de 30 de marzo de 2019 cerró con un valor de 341,6 euros por acción. Ambas compañías ocupan puestos modestos entre las empresas que más crecen, pero han ido aumentando progresivamente su cotización a lo largo de los años.

 

En el caso de las empresas españolas de moda, el mejor puesto se lo lleva Inditex. El gigante gallego de moda, que recientemente nombró a Carlos Crespo como consejero delegado, empezó a cotizar en la Bolsa de Madrid en 2001. El día de su salida al parqué de la capital, las acciones del grupo de Amancio Ortega valían al cierre de la jornada 2,50 euros. Algunas leves caídas empañan el siempre ascenso positivo de Inditex en el mercado de valores. Pese a haber conseguido su mejor cotización en 2017, las acciones de Inditex se mantienen estables a día 31 de marzo, por valor de 24,96 euros.

 

 

De Nike a Esprit, ganadores y perdedores de la moda en el parqué

 

 

No todo son éxitos

Las empresas que dan el salto a bolsa no tienen garantizado el éxito sobre el parqué. Ejemplos de ellos son dos compañías que cotizan en la bolsa de Hong Kong y que han visto como su inicio ambicioso en bolsa no se ha traducido en un éxito. Prada, que inició su camino en Hong Kong en 2011 cotizando 39,60 dólares hongkoneses, ha pasado a perder valor llegando a los 21,95 dólares hongkoneses.

 

 

 

 

Otra compañía europea de moda también presente en Hong Kong, Esprit, ha visto descendida su cotización respecto de su salida a bolsa en 2002, cuando entró al parqué y cerró la jornada de su estreno con 11,90 dólares hongkoneses. Sin embargo, a cierre de 30 de mayo de 2019, Esprit disponía de un precio por acción de 1,57 dólares hongkoneses. De hecho, el grupo alemán ha vivido recientemente cambios en su dirección, con la salida de los miembros españoles que conformaban su consejo de administración.

 

Sin embargo, el éxito de las empresas estadounidenses es bolsa puede ser momentáneo. L Brands, pese a haber crecido en comparación con el momento en que salió en bolsa, ha empezado a vivir una caída libre sin previsión de parada. Aun así, a cierre del 30 de mayo de 2019, L Brands, propietaria de Victoria Secret, cotizaba a 22,89 dólares con acción, mientras que inició su andadura en 1979 con 0,13 dólares por acción. En 2015, las acciones de L Brands llegaron a valer 96 dólares, pero desde entonces ha vivido una caída descontrolada.

 

Uno de los casos más significativos de decepciones bursátiles es el de Farfetch. El pure player británico, en plena expansión y dejando atrás un camino de pretensiones triunfales, no está teniendo el éxito que se esperaba en bolsa. La empresa fundada por José Neves pisó por primera vez el parqué de Nueva York el 21 de setiembre de 2018, con una cotización de 28,45 dólares al cierre de esa jornada. Sin embargo, meses después, la compañía británica ha caído en la bolsa y tiene su cotización situada en 21,80 dólares el 30 de mayo de este año.

Publicidad
Comentar
Compartir
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...