Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Cira Cuberes (Bain): “Hay mucho dinero en el mercado y eso son más operaciones corporativas”

La socia de la consultora en Madrid repasa la situación actual del sector de lujo y es optimista para la recuperación, aunque descarta un regreso a los crecimientos de la “bulimia china”.

I. P. G.

27 may 2021 - 04:55

Cira Cuberes (Bain): “Hay mucho dinero en el mercado y eso son más operaciones corporativas”

 

 

Recuperación rápida en China, algo menos en Estados Unidos y todavía prudente en Europa. Así resume Cira Cuberes, socia de Bain&Company en Madrid, la situación actual del mercado global del lujo tras un año de pandemia. La consultora ha publicado recientemente su informe anual sobre el sector en colaboración con Fondazione Altagamma, en el que anticipa que el volumen global de ventas de artículos de lujo podría recuperar los niveles de 2019 este año. Aun así, Cuberes precisa que la recuperación está siendo desigual por categorías y mercados y descarta que regresen los crecimientos a doble dígito de entre 2010 y 2014.

 

 

Pregunta: ¿Qué ha cambiado en el sector del lujo tras un año de pandemia?


Respuesta: La pandemia claramente tuvo un efecto muy importante en la industria y motivó una gran parada. Provocó cambios temporales, de los que nos estamos recuperando, y potenció otros cambios que ya estaban en marcha y que han llegado para quedarse como la digitalización, el auge de la segunda mano o la localización.

 

 

P.: ¿El techo del ecommerce es menor en el sector del lujo?


R.: Si existe un techo, no lo sabemos todavía. Es cierto que muchas marcas tenían un gran margen de mejora antes del estallido de la pandemia y se han puesto las pilas, pero estamos lejos todavía de saber cuál será el límite.

 

 

P.: En China ha habido efecto champán, ¿ocurrirá lo mismo en Europa?


R.: Europa tiene una dependencia muy grande del turismo, sobre todo del asiático. Es cierto que China se ha recuperado y ahora hace una vida casi normal, pero otras partes de Asia no tanto. En Europa llevará algo más de tiempo porque además, en algunos países como España, a la dependencia del turismo se suma una desaceleración económica. El cliente de lujo está siendo cauto y la recuperación puede llevar algo más de tiempo.

 

 

 

 

 

 

P.: Una de las tendencias que se han visto durante la pandemia ha sido una mayor preferencia por los productos locales. ¿Puede afectar esto al lujo?


R.: Se valoran más los productos con una identidad local importante, que eso no necesariamente tiene que ser el origen del propio consumidor. En China, por ejemplo, no veo que haya decaído el interés por las marcas europeas.

 

 

P.: ¿Por qué China todavía no ha desarrollado una gran marca de lujo?


R.: Gustan marcas con una identidad muy fuerte, y eso lleva tiempo. Si llega a ocurrir, y es posible, no será incompatible con que les siga llamando la atención lo europeo.

 

 

P.: En los últimos años el lujo se ha concentrado en tres grandes grupos. ¿Se acelerará este proceso tras la pandemia?


R.: Podría ser. Estamos en un entorno con mucho dinero en el mercado, y eso puede acabar revirtiendo en más operaciones corporativas. Las grandes empresas tienen mucho dinero, pero al mismo tiempo vemos la emergencia de marcas nuevas, de diseñadores noveles con una fuerte personalidad, que también son relevantes. Siempre va a existir un espacio para nuevos operadores.

 

 

P.: La segunda mano y el alquiler de ropa ganan cada vez más protagonismo. ¿La mayor amenaza para Louis Vuitton es The Real Real?


R.: Tradicionalmente, siempre se ha visto como una amenaza para las grandes firmas, pero ellas también se están dando cuenta de que es una tendencia que ha llegado para quedarse. En este sentido, las marcas están empezando a subirse al carro. Las alianzas con empresas de segunda mano sirven para evitar la verdadera amenaza del sector, que son las falsificaciones.

 

 

 

 

 

 

P.: ¿Si la segunda mano gana peso en el sector, el lujo se hará más pequeño?


R.: Ya antes del coronavirus veníamos de un periodo de crecimientos bastante estables, del 6% anual. Ahora China y Estados Unidos se están recuperando, el comercio online está creciendo mucho… No creo que se vaya a ralentizar más el crecimiento a medio plazo. La sostenibilidad y la segunda mano no tienen por qué reducir el mercado. La segunda mano siempre ha existido, no es que ahora alguien pase de comprar un bolso nuevo a uno usado, sino que el mercado de segunda mano se ha estructurado, y puede ser una vía incluso para ampliar el mercado de lujo.

 


P.: ¿Pero se podrán recuperar las tasas de crecimiento del periodo que en Bain denominan “la bulimia china”?


R.: Eso queda un poco más lejos. Cuando se recupere el turismo podría haber un poco de rebound, pero ese periodo tan fuerte, que fue el boom en China, no va a volver salvo que encontremos otro país similar, y por el momento no hay candidatos.

 

 

P.: La recuperación también está siendo desigual por categorías, ¿habrá un cambio en el mix?


R.: El sector de accesorios es de los que más crecen: zapatos, bolsos, son muchísimo menos volátiles y hemos visto una rápida recuperación. En cosmética ha habido un mix, mientras los ojos y el skincare han funcionado bien, los labiales han sufrido más. Relojes y ropa, también se han visto bastante impactados y creemos que tomará más tiempo porque está condicionado por la vuelta de la vida social normal.