Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Boris Provost (Tranoï): “La inestabilidad también afecta al negocio que se hace en las ferias”

El director de la feria parisina, cuya próxima edición tendrá lugar entre el 29 de septiembre y 2 de octubre, explica que la guerra en Ucrania ha hecho daño al sector, y que todavía no se han recuperado los niveles de afluencia de 2019.

Boris Provost (Tranoï): “La inestabilidad también afecta al negocio que se hace en las ferias”
Boris Provost está al frente de la feria parisina Tranoï.

C. Juárez

15 sep 2022 - 05:00

El negocio ferial continúa afectado. Dos años y medio después del estallido de la pandemia, y con una guerra de por medio, las ferias todavía no han recuperado los niveles de visitantes de antes de la pandemia, ni tampoco el negocio. Boris Provost, al frente de la feria parisina Tranoï, que se celebra entre el 29 de septiembre y 2 de octubre en París, explica que “la inestabilidad también afecta al negocio que se hace en las ferias”. Según Provost, el mayor aprendizaje que ha dejado la pandemia en el sector es “que tenemos que aportar más calidad y valor añadido”.

 

 

Pregunta: En la mayor parte de los casos, las ferias todavía no han recuperado los niveles de asistentes de antes de la pandemia. ¿Cuándo se recuperarán?

 

Respuesta: Honestamente, no sé decir cuándo se recuperarán los niveles de asistencia de antes de la pandemia, pero no va a ser en la próxima edición. Todavía hay muchas restricciones para viajar en China y también en Japón, además, en esta edición tampoco tendremos ningún comprador ruso, la guerra en Ucrania también ha afectado mucho.

 

 

P.: ¿Sigue habiendo miedo?

 

R.: No. La gente tiene ganas de reencontrarse, pero a veces hay situaciones que no lo permite. Nuestro trabajo también incluye motivar a los visitantes para que vuelvan. En París, por ejemplo, hay previstos muchos eventos de moda durante las próximas semanas, y eso es una buena señal. Además, también esperamos que acudan a la próxima edición de Tranoï visitantes estadounidenses, que no vienen  desde que estalló la pandemia, así como coreanos y compradores de Oriente Próximo.

 

 

P.: ¿Cuáles son los aprendizajes que deja la pandemia?

 

R.: Necesitamos aportar más calidad y valor añadido. Hemos aprendido que lo que quieren los compradores es que tengamos una buena selección de marcas y que les prestemos el mejor servicio. Estamos trabajando precisamente en eso, en desarrollar los mejores servicios para conectar a los actores de la industria de la moda.

 

 

 

 

P.: ¿Se ha dejado atrás el formato digital?

 

R.: No, y no creo que lo haga, al final los eventos físicos primarán sobre los digitales, pero estos todavía aportan mucho valor. Los consumidores asiáticos que no podrán acudir a la próxima edición de Tranoï, por ejemplo, podrán acceder a toda la oferta de forma online y seguir generando negocio.

 

 

P.: ¿Sobran ferias? ¿Habrá concentración?

 

R.: En París no, no tiene sentido porque cada evento aporta cosas diferentes.

 

 

P.: ¿Hace falta más colaboración con instituciones públicas?

 

R.: Sí, somos más fuertes cuando colaboramos juntos. Nosotros tenemos una alianza con la Fédération de la Haute Couture et de la Mode, con quien nos encargamos de seleccionar las marcas que participan en la Semana de la Moda de París y garantizar así la calidad del evento. También ponemos en marcha acciones de comunicación de forma conjunta para que París continúe ganando atractivo como capital de la moda.

 

 

P.: ¿La inestabilidad e incertidumbre de hoy en día también se refleja en las ferias?

 

R.: Afecta sobre todo a escala de negocio, porque los compradores se lo piensan más y son más tímidos y cautelosos a la hora de comprar. Lo que sí es cierto es que, en cada temporada, el negocio ha ido mejorando.

 

 

 

 

P.: ¿Es rentable para una marca acudir a ferias?

 

R.: Por supuesto. Las ferias nunca dejarán de existir porque es el lugar donde las marcas pueden hacer negocio que de otra forma sería imposible. Ese es el valor añadido de estos eventos, conocer a potenciales clientes, visitantes internacionales, que no se podría hacer sin acudir a una feria.

 

P.: ¿Se abrirán las ferias al consumidor final?

 

R.: No, no tiene sentido, por lo menos aquí en París. Las colecciones que se presentan todavía son prototipos y no pertenecen a la misma temporada en la que se celebra el evento, por lo que el consumidor final no tendría nada que hacer.

 

P.: ¿Qué expectativa tiene para la próxima edición?

 

R.: Que haya un buen tráfico de visitantes, que las marcas estén satisfechas con los servicios que les prestamos y los compradores que acudan al evento, también. La misión es que se genere negocio.