Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Alexandre Boquel (LVMH): “España tiene que empezar a promocionar su artesanía en el extranjero”

Boquel es director de desarrollo del proyecto Métiers d’Excellence del gigante del lujo LVMH. El experto señala que la artesanía continuará teniendo futuro si el producto habla el mismo lenguaje que lo hacen las nuevas generaciones.

C. J.

19 may 2022 - 04:49

Alexandre Boquel (LVMH): “España tiene que empezar a promocionar su artesanía en el extranjero”

 

 

 

La piel de los bolsos más deseados del mundo se curte en las tres curtidurías que supervisa Alexandre Boquel. El ejecutivo es el director de desarrollo del proyecto Métiers d’Excellence de LVMH, con el que el conglomerado quiere asegurarse su aprovisionamiento mediante la compra de proveedores (uno de ellos, la española Riba-Guixà). Boquel, que la semana pasada participó en la presentación del informe La artesanía en España: seña de identidad de la alta gama, elaborado por la consultora Kpmg y Círculo Fortuny, opina que “el lujo en Europa continuará siendo relevante si se integra la tradición con la modernidad” y que el reto es conquistar a las nuevas generaciones. ¿El requisito? “Trabajar en la digitalización para que el producto hable el mismo lenguaje que ellos”, sostiene.

 

 

Pregunta: ¿La artesanía continúa siendo relevante?


Respuesta: Por supuesto, es súper relevante. Pertenezco a un grupo, LVMH, que tiene 75 casas cuyo principal punto en común es el savoir faire. De hecho, todas las marcas nacieron con un enfoque artesanal. El fundador de Louis Vuitton, por ejemplo, era un artesano que hacía baúles en París. La artesanía continúa siendo relevante porque es lo que marca la diferencia.

 

 

P.: ¿Puede la artesanía sobrevivir sin el apoyo de grandes grupos de lujo?


R.: Es cierto que nosotros intentamos trabajar al máximo para perpetuar el savoir faire y el legado que tenemos, es nuestra responsabilidad. En los próximos años continuará siendo relevante y un sector dinámico, lo que también depende de las marcas y empresas que operan de manera individual, que tienen mucho futuro.

 

 

 

 

P.: ¿Las nuevas generaciones valoran la artesanía?


R.: Es una cuestión compleja. En el pasado, durante muchas décadas, no comunicamos el valor de la artesanía tanto como deberíamos. Era más fácil hablar de otras cuestiones y tampoco existían políticas que incentivaran esto, por lo que las nuevas generaciones no tienen esa percepción de la artesanía que tienen sus padres, ni el interés. Es por lo que ahora promovemos el savoir faire tanto como podemos e intentamos explicar todas las oportunidades que tiene, también de empleo.

 

 

P.: ¿Qué se puede hacer para atraer talento?


R.: Nosotros creamos hace ocho años el Institut des Métiers d’Excellence, una especie de escuela para formar a las nuevas generaciones para que se integren en este ecosistema y perpetuarlo en el futuro. Una de las partes del programa es ir a colegios y explicarles a niños de alrededor de doce años cómo funciona este sector. Hacen actividades como crear perfumes, y es una manera de hacerles entender que es una profesión de futuro. Tenemos el reto ahora de promover el savoir faire, que no se conoce lo suficiente, y destruir todos los clichés que tiene alrededor.

 

 

P.: ¿La artesanía es la única manera de mantener la industria de la moda en Europa?


R.: No creo que sea la única vía. La artesanía es una de nuestras tradiciones, pero si queremos que Europa sea competitiva, tenemos que trabajar en la innovación. Cuando pensamos en la artesanía, normalmente pensamos que es algo inmóvil y que no evoluciona, pero no es así. La artesanía en el lujo sólo se puede perpetuar si se integra la innovación y la digitalización, porque los productos que intentamos hacer tienen que hablar directamente a los consumidores, que ahora sólo hablan en un lenguaje moderno. El lujo en Europa continuará siendo relevante si conseguimos respetar la tradición e integrarla con la modernidad, donde se incluye todo el ámbito digital. Es el cóctel perfecto para ser competitivo en el mundo de hoy.  

 

 

 

 

P.: En un mundo globalizado, ¿la artesanía continúa siendo local?


R.: Sí, es lo que le da belleza, el estar relacionado con la historia de las regiones. Cuando producimos productos de cuero en Francia es porque sabemos que cuenta con una larga tradición, y queremos valorarla, porque, una vez más, es lo que marca la diferencia en el producto. Es lo mismo que pasa en España con empresas como Loewe, que produce bolsos en Getafe, porque también hay una larga tradición. Es una marca muy importante en la historia del lujo en España.

 

 

P.: ¿Qué nota le pone al sector en España?


R.: Estuve en Madrid hace unos días para hablar de la artesanía en España, algo que creo es muy importante. Todo el mundo conoce el savoir faire de Francia o Italia, pero deberíamos saber más del sector en España, porque tiene un legado maravilloso. No sólo vinculado al sector de la moda o productos de cuero, sino también en el vino, por ejemplo. España tiene que empezar a promocionar más su artesanía en el extranjero.

 

 

P.: ¿Cuál es el límite de la integración vertical?


R.: La ambición de LVMH es tener una cadena de valor fuerte detrás del producto, que es lo que hace al lujo ser consistente. No estoy a cargo de las adquisiciones en LVMH, pero sí que puedo decir que el grupo siempre está buscando oportunidades para crecer en calidad.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo cambiará el mapa de aprovisionamiento?


R.: Se seguirá produciendo donde sea relevante. No trabajo en el departamento de planificación ni de aprovisionamiento, pero nuestra misión es producir en esos lugares donde haya tradición. Loewe, por ejemplo, continuará produciendo en España, porque es de donde es y donde siempre lo ha hecho. Es una marca 100% española. Fabricar en lugares donde sea relevante es el único requisito que tenemos cuando pensamos en producción.

 

 

P.: ¿Cree que hay falta de apoyo del Gobierno?


R.: Nosotros siempre trabajamos de la mano de las autoridades políticas y de la educación. Siempre intentamos comunicarnos con ellos y trabajar de la mano para saber cuál es la mejor manera de trabajar. Hay que mantener un diálogo con ellos si queremos cambiar la percepción del savoir faire y preservar su futuro. Tenemos que trabajar juntos. Y no es algo que sólo concierna a LVMH, sino a todos los operadores del sector que quieren cambiar y asegurarse la supervivencia de la artesanía en el próximo siglo.

 

 

P.: ¿Qué puede aprender la moda de otros sectores?


R.: En general, todos los sectores que se dedican a la artesanía tienen los mismos valores. En LVMH tenemos muchas marcas de distintos ámbitos, no sólo moda, sino también joyería, licores, perfumes, hospitality. La belleza de la artesanía es que entre todos estos sectores se comparten los mismos valores.