Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Afterwork: Josep Maria Donat, el empresario (ahora) tranquilo

P. Riaño

5 jul 2016 - 04:53

Afterwork: Josep Maria Donat, el empresario (ahora) tranquilo

 

QUIÉN: Josep Maria Donat

 

CARGO Y ESPECIALIDAD: Cofundador y presidente de TCN

 

DÓNDE: Hotel La Florida, en Barcelona

 

QUÉ: Ensalada César, Coca-Cola Zero y café solo

 

CUÁNDO: 14:00 h.

 

FIN DE SU JORNADA LABORAL HABITUAL: No tengo horario. He vaciado la mochila y hago lo que quiero.

 

 

 

 

 

Afterwork: Josep Maria Donat, el empresario (ahora) tranquilo

 

De ser un terremoto a mirar las cosas con perspectiva. De controlar todos los departamentos de la empresa a centrarse en imagen y márketing. De no ir nunca de vacaciones a empezar a pensar en las primeras en mucho tiempo. Josep Maria Donat, presidente y cofundador de TCN, ha vaciado la mochila, como él mismo dice.

 

A finales del año pasado, el empresario y su esposa, confundadora y directora creativa de la compañía, Totón Comella, acordaron la venta de la mayoría del capital de TCN al fondo Endurance Partners. Tras meses tanteando diversas opciones, Donat y Comella se decantaron por buscar un socio externo. “Estoy a seis años de los 66: parece que quede mucho, pero son sólo seis -dice Donat-; hemos dado seguridad a la compañía, le hemos dado continuidad”.

 

Pero, tal y como él mismo reconoce, la decisión de vender la compañía a la que han dedicado su vida no ha sido fácil. “Desde el punto de vista emocional, me duele, pero el lado racional me dice que es una decisión madura, que es lo mejor”, confiesa el empresario, que asegura que, tras la enfermedad de su esposa y socia (Comella superó un cáncer), el peor momento de su trayectoria ha sido la crisis y su impacto.

 

“Los nuevos tiempos”, como él los llama, le han empujado también a tomar esta decisión. “La realidad es otra a cuando empezamos y tienes que jugar este partido, no puedes hacer nada -reflexiona-; llegó un momento en que Cruyff acababa los noventa minutos muy cansado”. Aunque se siente a ratos en el banquillo, Donat sigue vinculado a la compañía y más todavía Totón Comella. Ambos, cada uno en sus respectivas áreas, están formando a los que serán sus sucesores. “Las empresas y los negocios deben estar por encima de los nombres”, reivindica.

 

 

 

 

Donat y Comella han conseguido formar uno de esos tándems tan deseados en la industria de la moda. “Por separado, algo hubiéramos hecho, por supuesto, pero no creo que esto”, dice Donat. “Hemos tenido la suerte de formar un tándem, por eso hemos durado treinta años -afirma el empresario-; pero hoy ya no creo en eso, hoy se trata de equipos, de organigramas”.

 

Por eso, cuando se trata de dar recomendaciones a los emprendedores del sector, Donat cambia la hoja de ruta que él utilizó. “En vez de un financiero, que fichen a un ingeniero”, sostiene el empresario, que añade que este perfil le aportará “números, logística y puntocom”. “Doy por sentado que el producto está y es bueno”, dice.

 

Donat es un hombre de carácter fuerte y con las ideas claras, que ha copado titulares de prensa en numerosas ocasiones por decir las cosas como pensaba, enfrentándose incluso a los políticos. Por eso llama la atención la tranquilidad con la que afronta esta nueva etapa.

 

“Siempre había dicho que a los cincuenta me retiraría, pero llegó la crisis y no pude hacerlo; han sido ocho años más y he tenido tiempo de mentalizarme”, asegura. “Ya no me quejo ni doy la paliza, he vaciado la mochila”, sostiene. Eso sí, cada mañana sigue mirando en su móvil la evolución de las ventas.