Empresa

Puig se hace con la distribución de la perfumería y cosmética de Hermès en España

El grupo de perfumería ya ha comenzado a construir equipo para gestionar la distribución de Hermès con incorporaciones como Alina de Nova como responsable de desarrollo de negocio de la marca.

Puig se hace con la distribución de la perfumería y cosmética de Hermès en España
Hasta 2020, Hermès era una de las únicas compañías de los grandes del lujo que no contaba con línea de cosmética.

C. Juárez / I. P. Gestal

1 dic 2022 - 05:00

Puig agranda su cartera. El grupo catalán de moda y perfumería, que continúa en manos de la familia fundadora, ha cerrado un acuerdo con Hermès para la distribución de su línea de perfumería y cosmética en España, además de en países como Italia, Alemania, Suiza y Austria.

 

El grupo ya ha comenzado a construir un equipo para gestionar la distribución de Hermès con incorporaciones como la de Alina de Nova, responsable de desarrollo de negocio de la marca, que se incorporó a la empresa el pasado noviembre.

 

Hasta 2020, Hermès era una de las únicas compañías de los grandes del lujo que no contaba con línea de cosmética. El primer lanzamiento de esta categoría del grupo fue una colección de labiales, que fue ampliando en los años posteriores.

 

En los nueve primeros meses de ejercicio (finalizado en septiembre) la línea de perfumería y cosmética del grupo francés registró un incremento del 18%. En el periodo la empresa lanzó un nuevo perfume, H24.

 

Hermès se suma a la cartera del grupo, que tiene acuerdos de licencia con empresas como Comme des Garçons, United Colors of Benneton, Adolfo Domínguez, Christian Louboutin, Agatha Ruiz de la Prada, Pacha, Don Algodón o Springfield. El acuerdo con Hermès, en cambio, es sólo para la distribución.

 

 

 

 

Estas marcas se suman a las propias del grupo, entre las que se encuentran Carolina Herrera, Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier, Dries Van Noten, Nina Ricci o Byredo, que adquirió el pasado mayo.

 

En las últimas semanas, además, el grupo de perfumería ha reorganizado su producción con el cierre de su histórica fábrica en el Bessos (Barcelona) y ha concentrado su producción sólo en dos plantas, ubicadas en Vacarisses (Barcelona) y Alcalá de Henares (Madrid).

 

 

 

 

Puig finalizó el ejercicio 2021 con una cifra de negocio de 2.585 millones de euros, un récord histórico que supuso un crecimiento del 27% respecto a 2019, antes del estallido de la pandemia. El resultado neto de la empresa en el ejercicio ascendió a 234 millones de euros. 

 

Para 2023, los planes de Puig pasan por superar los 3.000 millones de euros en ventas. De conseguirlo, la compañía se adelantaría un año a su objetivo, que fijó inicialmente para 2025 y más tarde lo adelantó a 2023.