Empresa

Puig reordena su producción y cierra una de sus fábricas en Barcelona

La compañía trasladará la producción de perfumes a su factoría de Alcalá de Henares (Madrid), mientras que la de Derma se concentrará en Vacarisses (Barcelona). El acuerdo con los sindicatos contempla “el pleno empleo”, afirman fuentes cercanas.

Puig reordena su producción y cierra una de sus fábricas en Barcelona
En total, la fábrica de Besòs empleaba a alrededor de 400 personas.

Iria P. Gestal

21 nov 2022 - 05:00

Puig reorganiza su estructura fabril. El grupo de perfumería, que continúa en manos de la familia fundadora, ultima el cierre de su histórica fábrica en el Besòs (Barcelona), según han confirmado fuentes cercanas a la operación a Modaes. La producción pasará ahora a concentrarse en las fábricas de Vacarisses (Barcelona) y Alcalá de Henares (Madrid) que, a diferencia de la de Besòs, sí tienen margen para seguir creciendo.

 

La fábrica que ahora cierra se encuentra casi integrada en el entorno urbano y data de 1968. Flanqueada por otros inmuebles, la factoría no tenía ya margen para crecer horizontalmente.

 

Es por eso que la compañía ha tomado la decisión de trasladar toda la producción de fragancias a Alcalá de Henares (Madrid), donde el grupo cuenta con una fábrica mucho más moderna, de 2004, que sí tiene margen de crecimiento. Por su parte, la producción de artículos de la división Derma (que engloba Apivita, Uriage e Isdin) pasará a concentrarse en la fábrica de Vacarisses, el área que más potencial tiene de crecimiento y empleo, según la compañía. Esta última fábrica, que también realiza complementos para perfumería, permaneció abierta durante la pandemia, cuando se dedicó a producir geles hidroalcohólicos.

 

 

 

 

En total, la fábrica de Besòs empleaba a alrededor de 400 personas. De ellas, aproximadamente el 70% serán reubicadas mayoritariamente en la nueva torre que Puig está levantando junto a su cuartel general en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y que albergará, entre otros, un centro de I+D.

 

El 30% restante de la plantilla, que se dedicaban a la producción de fragancias, es la que se verá más afectada por el traslado. Puig ha llegado ya a un acuerdo con los sindicatos, cuyos detalles no han trascendido, que contempla salidas pactadas y reubicaciones en otros centros de Barcelona con el objetivo de “garantizar el pleno empleo”, apuntan fuentes cercanas a la negociación.

 

La fábrica de Besòs era la más antigua de Puig en funcionamiento: la familia compró el terreno en este distrito industrial barcelonés en 1962 y allí se producían unos 30.000 litros de perfume por semana y 30 millones de unidades al año.

 

 

 

 

Puig, que cuenta también con una fábrica en Francia, es uno de los mayores grupos de perfumería selectiva del mundo. La empresa controla Paco Rabanne, Nina Ricci, Jean Paul Gaultier y Carolina Herrera, entre otras marcas, y es licenciataria además de marcas como Don Algodón, Comme des Garçons o Antonio Banderas.

 

En los últimos años, el grupo ha reforzado su cartera de marcas propias, apostando por firmas de nicho como Penhaligon’s o Byredo y de wellness como Kama Ayurveda o Loto del Sur, con las que también ha reforzado su presencia internacional.

 

Puig cerró el ejercicio 2021 con una facturación de 2.585 millones de euros, un récord histórico que supone un crecimiento del 27% respecto a 2019, antes del estallido de la pandemia. El resultado neto ascendió a 234 millones de euros.