Back Stage

Encajar ritmos y ganar agilidad: las claves de la unión de una ‘start up’ y un gigante

“Nos empujan a ser más rápidos y a saltarnos procedimientos que las grandes corporaciones ya tenemos establecidos”, señaló Eva Sirera, technology innovation leader de Desigual en una mesa redonda en Barcelona Tech Spirit.

Encajar ritmos y ganar agilidad: las claves de la unión de una ‘start up’ y un gigante
Otro de los desafíos de la moda es adaptarse a las nuevas novedades y seguir el ritmo a las compañías que nacen todos los días.

C. J.

1 dic 2022 - 05:00

Moda y tecnología, de la mano. Encajar ritmos, ganar agilidad en la toma de decisiones o adquirir conocimiento fresco y de última generación son las conclusiones a la que han llegado Desigual y Naiz Fit tras un año de colaboración.

 

Eva Sirera, technology innovation leader de Desigual, sostuvo durante una mesa redonda en Barcelona Tech Spirit que durante su programa Awesome Lab uno de los mayores aprendizajes es que “las start ups nos ayudan y empujan a tomar riesgos, que quizá no tienen impacto en el negocio, pero nos hacen aprender”.

 

Borja Cembrero, fundador de Naiz Fit, una empresa especializada en el desarrollo de una aplicación para conocer con exactitud la talla de cada usuario online, coincidió con Sirero en que el principal aprendizaje es que “nos ayuda a profesionalizarnos, a encajar nuestro ritmo de 200.000 revoluciones con un ritmo más pausado y a pensar más en el proceso de decisiones, que en una start up apenas hay”.

 

 

 

 

“Otra lección ha sido que nos ha hecho entender que el ciclo en una empresa no es una cuesta arriba, sino una escalera en la que se van subiendo escalones paso a paso y al final, acabas vendiendo algo, que es una cosa que las start ups esperamos hacer desde el principio y no siempre es así”, añadió el empresario.

 

Tanto Sirera como Cembrero coincidieron en que los retos del sector de la moda pasan por la sostenibilidad y poner el foco en el consumidor.  Para Cembrero, otro de los retos del sector también pasa por convertirse en un sector reactivo. “No proponer cosas al cliente, sino darle directamente lo que quiere porque, entre otras cosas, esto ayuda en solucionar el problema del stock”.

 

 

 

 

Otro de los desafíos de la moda es adaptarse a las nuevas novedades y seguir el ritmo a las compañías que nacen todos los días. “Hay que ponerse las pilas y aprender, están saliendo tantas marcas porque las grandes corporaciones no estamos viendo esos nichos de mercado, y otros los están explotando por nosotros”, concluyó Sirera.

 

“Nunca ha sido tan barato equivocarse -añadió el fundador de Naiz Fit -; antes las barreras de entrada en el sector de la moda eran muy altas, y ahora con una cuenta de Instagram puedes crear una marca, lo que incita más a los jóvenes a tirarse a la piscina”.

 

Ganar relevancia es el último desafío del sector. “La moda ha perdido esa batalla en los últimos años, pero todavía estamos a tiempo de ganar”, sostuvo Cembrero, mientras que Sirera añadió que “tenemos que ser relevantes y hacer lo que sea para encontrarnos con los clientes, ya estén en el metaverso o en Plaza Cataluña”.